Los molinos del quijote

Los molinos del quijote

los molinos de viento de consuegra

De este a oeste, atravesando España por carretera, en verano, el paisaje más característico que se queda grabado en la memoria son las inmensas aspas de viento que sobresalen hasta donde alcanza la vista en el horizonte, como tallos blancos que emergen de los campos dorados recién segados y salpicados de pacas de heno.

Las temperaturas del verano son altas, pero el viento incesante que azota las llanuras y las tierras altas españolas mitiga el calor estival. El viento es una presencia constante y no es casualidad que los generadores eólicos estén extendidos por todo el territorio. En España, la energía eólica es la primera fuente de electricidad del país y se hace patente en la densidad de parques eólicos en las tierras bajas. Sin embargo, estos generadores de energía tienen un origen más romántico: los molinos de viento. Durante nuestro viaje desde el soleado Sur hasta el lluvioso Norte, nos detuvimos en una árida meseta al sur de Toledo, donde se encuentra la localidad de Consuegra, que forma parte de la llamada Ruta de Don Quijote, un recorrido que traza el viaje del famoso personaje creado por Miguel de Cervantes. La parada en Consuegra consiste en un conjunto de 12 molinos de viento que son los protagonistas de la famosa batalla de Don Quijote contra los molinos.

la mancha

De este a oeste, atravesando España por carretera, en verano, el paisaje más característico que queda grabado en la memoria son las inmensas aspas del viento que se destacan hasta donde alcanza la vista en el horizonte, como tallos blancos que emergen de los campos dorados recién segados y salpicados de fardos de heno.

Las temperaturas del verano son altas, pero el viento incesante que azota las llanuras y las tierras altas españolas mitiga el calor estival. El viento es una presencia constante y no es casualidad que los generadores eólicos estén extendidos por todo el territorio. En España, la energía eólica es la primera fuente de electricidad del país y se hace patente en la densidad de parques eólicos en las tierras bajas. Sin embargo, estos generadores de energía tienen un origen más romántico: los molinos de viento. Durante nuestro viaje desde el soleado Sur hasta el lluvioso Norte, nos detuvimos en una árida meseta al sur de Toledo, donde se encuentra la localidad de Consuegra, que forma parte de la llamada Ruta de Don Quijote, un recorrido que traza el viaje del famoso personaje creado por Miguel de Cervantes. La parada en Consuegra consiste en un conjunto de 12 molinos de viento que son los protagonistas de la famosa batalla de Don Quijote contra los molinos.

don quijote

No es muy habitual encontrar referencias a los fulleros en las obras literarias. Sin embargo, hay un episodio en el que estas máquinas cobran protagonismo en la universal obra de Cervantes, «El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha». En el capítulo 20 de la primera parte, Don Quijote y Sancho se detienen en un valle y van en busca de agua. Al oír el sonido de un arroyo cercano, comienzan a escuchar también un fuerte y rítmico ruido de «hierros y cadenas» que no logran identificar debido a la oscuridad de la noche. En un primer momento, Don Quijote, pensando que podría significar peligro, intenta salir con Rocinante a su encuentro, pero Sancho, lleno de miedo, consigue disuadir a su amo de sus intenciones. Tras pasar la noche escuchando los cuentos de Sancho y viviendo otros momentos memorables, amanece. Con la llegada de la luz, el caballero no puede esperar más y sale con su criado en busca de los sonidos infernales. Comprueban que el ruido procede de unas construcciones desvencijadas en las que golpean seis mazos de pleno derecho de forma alterna. Sancho se da cuenta del tremendo error al confundir el ruido y comienza a reírse incontroladamente, provocando así la ira de Don Quijote.

dónde está la mancha en españa

Los numerosos molinos de viento blancos diseminados por las llanuras de La Mancha se posan como faros fotogénicos sobre un fondo de colores naturales. Esa visión, aunque también es hermosa e inspiradora, explica sólo una parte del atractivo de la zona para los turistas. El conjunto de molinos centenarios es mucho más que una interesante inmersión en la historia. La Mancha es, ante todo, un lugar de peregrinación. No en el sentido religioso de la palabra, sino por ser el lugar donde, según muchos, se sitúa la novela más importante de la historia de la literatura.

Nos referimos al libro «El Quijote», que Miguel de Cervantes escribió en el siglo XVII. Es la historia del caballero andante Don Quijote, que constantemente no reconoce la línea divisoria entre la realidad y la fantasía. El ejemplo más atractivo son los pasajes del libro en los que el protagonista ve los molinos de viento de La Mancha como gigantes a los que hay que combatir.

Hay varios lugares en la provincia que arrojan luz tanto sobre Don Quijote como sobre su creador. Un lugar popular para visitar es Consuegra, donde desde una cresta se puede ver cómo doce molinos de viento (o si lo prefiere: gigantes) dominan el paisaje llano. Como atracción adicional, se puede visitar el castillo reformado del siglo XIII, que flanquea los molinos. Cuatro de los molinos siguen en uso. Uno de ellos, el Sancho, sigue utilizando la maquinaria original del siglo XVI. El molino del Bolero es el único abierto al público. Este molino sirve también de oficina de turismo.

Los molinos del quijote
Scroll hacia arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad