Entradas cueva de altamira

Entradas cueva de altamira

cueva de chauvet

La Cueva de Altamira (/ˌæltəˈmɪərə/; español: Cueva de Altamira [ˈkweβa ðe altaˈmiɾa]) es un complejo de cuevas, situado cerca de la histórica ciudad de Santillana del Mar en Cantabria, España. Es conocido por su arte rupestre parietal prehistórico con dibujos al carbón y pinturas policromadas de fauna local contemporánea y manos humanas. Las primeras pinturas fueron aplicadas durante el Paleolítico Superior, hace unos 36.000 años[1] El yacimiento fue descubierto en 1868 por Modesto Cubillas y posteriormente estudiado por Marcelino Sanz de Sautuola[2].

Además de la llamativa calidad de su arte policromado, la fama de Altamira se debe a que sus pinturas fueron las primeras pinturas rupestres europeas para las que se sugirió y promovió un origen prehistórico. Sautuola publicó sus investigaciones, con el apoyo de Juan de Vilanova y Piera, en 1880, con el beneplácito inicial del público.

Sin embargo, la publicación de las investigaciones de Sanz de Sautuola no tardó en provocar una agria polémica pública entre los expertos, algunos de los cuales rechazaron el origen prehistórico de las pinturas alegando que los seres humanos prehistóricos carecían de capacidad suficiente para el pensamiento abstracto. La controversia continuó hasta 1902, momento en el que se acumularon los informes de hallazgos similares de pinturas prehistóricas en la región franco-cantábrica y la evidencia ya no podía ser rechazada[3].

la cueva de altamira

La Cueva de Altamira (/ˌæltəˈmɪərə/; español: Cueva de Altamira [ˈkweβa ðe altaˈmiɾa]) es un complejo de cuevas, situado cerca de la histórica ciudad de Santillana del Mar en Cantabria, España. Es conocido por su arte rupestre parietal prehistórico con dibujos al carbón y pinturas policromadas de fauna local contemporánea y manos humanas. Las primeras pinturas fueron aplicadas durante el Paleolítico Superior, hace unos 36.000 años[1] El yacimiento fue descubierto en 1868 por Modesto Cubillas y posteriormente estudiado por Marcelino Sanz de Sautuola[2].

Además de la llamativa calidad de su arte policromado, la fama de Altamira se debe a que sus pinturas fueron las primeras pinturas rupestres europeas para las que se sugirió y promovió un origen prehistórico. Sautuola publicó sus investigaciones, con el apoyo de Juan de Vilanova y Piera, en 1880, con el beneplácito inicial del público.

Sin embargo, la publicación de las investigaciones de Sanz de Sautuola no tardó en provocar una agria polémica pública entre los expertos, algunos de los cuales rechazaron el origen prehistórico de las pinturas alegando que los seres humanos prehistóricos carecían de capacidad suficiente para el pensamiento abstracto. La controversia continuó hasta 1902, momento en el que se acumularon los informes de hallazgos similares de pinturas prehistóricas en la región franco-cantábrica y la evidencia ya no podía ser rechazada[3].

cueva de las manos

La cueva tiene una forma irregular y unos 270 metros de longitud. Tiene un vestíbulo de entrada, una galería principal y una sala lateral, y contiene algunos de los mejores ejemplos de arte rupestre prehistórico del mundo. Los dibujos tienen unos 14.000 años de antigüedad y muestran bisontes, ciervos, jabalíes, caballos, etc. Están pintados con ocre natural de color rojo y perfilados en negro. Para garantizar su conservación, la estructura de la cueva y las pinturas se han reproducido minuciosamente, con las mismas técnicas pictóricas, en la neocueva del Museo de Altamira. El visitante puede admirar los detalles del gran techo con sus bisontes policromados y visitar el taller de los pintores, donde podrá escuchar la explicación de las técnicas utilizadas para crear esta obra maestra del arte rupestre.

el bisonte de altamira

La Cueva de Altamira (/ˌæltəˈmɪərə/; español: Cueva de Altamira [ˈkweβa ðe altaˈmiɾa]) es un complejo de cuevas, situado cerca de la histórica ciudad de Santillana del Mar en Cantabria, España. Es conocido por su arte rupestre parietal prehistórico con dibujos al carbón y pinturas policromadas de fauna local contemporánea y manos humanas. Las primeras pinturas fueron aplicadas durante el Paleolítico Superior, hace unos 36.000 años[1] El yacimiento fue descubierto en 1868 por Modesto Cubillas y posteriormente estudiado por Marcelino Sanz de Sautuola[2].

Además de la llamativa calidad de su arte policromado, la fama de Altamira se debe a que sus pinturas fueron las primeras pinturas rupestres europeas para las que se sugirió y promovió un origen prehistórico. Sautuola publicó sus investigaciones, con el apoyo de Juan de Vilanova y Piera, en 1880, con el beneplácito inicial del público.

Sin embargo, la publicación de las investigaciones de Sanz de Sautuola no tardó en provocar una agria polémica pública entre los expertos, algunos de los cuales rechazaron el origen prehistórico de las pinturas alegando que los seres humanos prehistóricos carecían de capacidad suficiente para el pensamiento abstracto. La controversia continuó hasta 1902, momento en el que se acumularon los informes de hallazgos similares de pinturas prehistóricas en la región franco-cantábrica y la evidencia ya no podía ser rechazada[3].

Entradas cueva de altamira
Scroll hacia arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad