No tengo ganas de comer

No tengo ganas de comer

Tienes hambre pero no tienes ganas de comer

Todos hemos tenido alguna vez esa sensación: tienes mucha hambre, pero no te apetece comer nada. Las causas de algo así son muchas; para algunos, puede ser una enfermedad. Para otros, pueden ser cuestiones circunstanciales o depresión. En cualquier caso, si te encuentras así, hay muchas cosas, tanto mentales como físicas, que puedes hacer para que tu apetito se ponga al día.

El contenido de este artículo no pretende sustituir el asesoramiento, el examen, el diagnóstico o el tratamiento médico profesional. Siempre debe ponerse en contacto con su médico u otro profesional sanitario cualificado antes de iniciar, cambiar o interrumpir cualquier tipo de tratamiento sanitario.

Resumen del artículoSi tienes hambre, pero no te apetece comer, intenta echarte una siesta rápida, ya que si estás demasiado cansado tu cuerpo no puede enviar correctamente las señales de hambre a tu cerebro. También puedes hacer algo de ejercicio ligero, como dar un paseo o hacer un poco de footing, para abrir el apetito. También puedes beber un gran vaso de agua, que puede estimular el hambre. Si sigue sin tener ganas de comer, pero sabe que tiene hambre, opte por una comida pequeña y ligera y cómala lentamente. Para saber cómo superar los bloqueos mentales que te hacen perder el apetito, sigue leyendo.

Sin sensación de hambre y saciedad

En el siglo XXI, muchas personas se preocupan por su peso y su salud. Se esfuerzan por controlar el tamaño de sus raciones y la cantidad de comidas al día. Prestan atención a la calidad de los alimentos que eligen y a su efecto en el organismo. Sin embargo, también hay personas que tienen problemas con su apetito, y esto puede ser incluso más peligroso que comer en exceso. Resulta que el problema de “no como lo suficiente” es bastante común y puede tener su impacto en la salud. Este artículo le ayudará a encontrar respuestas a una serie de preguntas. ¿Qué causa la pérdida de apetito? ¿Cuáles son los posibles riesgos? ¿Qué se come cuando no se tiene ganas de comer? Siga leyendo y descubra las respuestas.

El hambre es una señal natural de su cuerpo de que le falta energía y necesita combustible. Tu cuerpo está trabajando constantemente y necesita energía para cada proceso. El trabajo de tu intestino y tu cerebro son dos de los procesos que más combustible exigen y que te hacen sentir hambre. Por eso la disminución del apetito no es natural para ti. Puede ser consecuencia de algunas emociones, medicamentos e incluso problemas de salud. A continuación encontrará una lista de las causas más comunes de la pérdida de apetito (7, 9).

Hambre pero sin ganas de comer depresión

Muchas personas tienen problemas de apetito. Los síntomas pueden variar de una persona a otra en términos de intensidad y duración. A veces duran sólo unos instantes, mientras que otras veces la duración puede alargarse de forma agónica. Si el estado de tener hambre pero no querer comer se prolonga durante mucho tiempo, puede provocar problemas de salud emocional, física y mental. Es importante conocer las posibles causas de la falta de apetito para poder superarlas y cuidarse.

Aunque la mayoría de los síntomas del estrés están asociados al estado de ánimo o a las emociones, también puede provocar alteraciones físicas, como el aumento del ritmo cardíaco, la dificultad para dormir, la sudoración y la pérdida de apetito. Los trastornos de ansiedad también pueden provocar problemas digestivos, como náuseas y diarrea. Si estos trastornos son de corta duración, no hay que preocuparse mucho. Sin embargo, si se prolongan durante más tiempo, pueden causar deshidratación, desnutrición y reducir la esperanza de vida. Encontrar formas de afrontar el estrés puede ayudarte a controlar la falta de apetito y otros síntomas de ansiedad.

¿por qué ya no tengo hambre?

Hay algunas enfermedades o medicamentos que la gente toma que a menudo dejan a las personas con una pérdida de apetito. Es importante asegurarse de que su cuerpo recibe los líquidos, las calorías y las proteínas que necesita para curarse.

Algunas enfermedades, como el cáncer avanzado o las enfermedades cardíacas, pueden requerir una dieta especial que puede afectar a su enfermedad o tratamiento. Asegúrese siempre de preguntar a su médico qué pautas dietéticas debe seguir para ayudar a la recuperación, y para asegurarse de que está siguiendo un plan de dieta que es saludable para su cuerpo.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad