Ejercicios de motricidad fina para niños de 6 a 8 años

Ejercicios de motricidad fina para niños de 6 a 8 años

Actividades de motricidad fina para niños de 8 años

La motricidad fina es la capacidad de movimiento de nuestras manos y dedos. Nuestros hijos necesitan una buena motricidad fina para realizar actividades de la vida diaria, como alimentarse y vestirse, jugar con los juguetes y utilizar un bolígrafo, una tableta o un ordenador.  Las dificultades y debilidades de coordinación pueden hacer que la motricidad fina sea un reto para algunos niños autistas.    Para desarrollar una buena motricidad fina, nuestro hijo necesita una buena estabilidad del tronco (véase nuestra sección sobre la estabilidad del tronco) y fuerza en los hombros y los brazos (véase nuestra sección sobre el fortalecimiento de los brazos).  La fuerza en la parte superior del cuerpo proporciona una base estable para las manos. Si nuestro hijo no tiene una buena estabilidad del tronco, es mejor que practique las actividades de motricidad fina sentado en una buena posición: con los muslos bien apoyados, los pies apoyados en el suelo y sentado en posición vertical. Si le cuesta quedarse quieto o necesita movimiento/vestibular, pruebe a sentarlo en un cojín de aire para ayudarle a mantenerse erguido y alerta.  Con una buena postura, podemos empezar a trabajar la motricidad fina. A continuación compartimos once ideas para probar en casa.  También tenemos un seminario web sobre la motricidad fina de los niños autistas que ofrece muchos otros consejos y trucos.

Actividades de motricidad fina en casa

A medida que los niños crecen, desarrollan un sinfín de habilidades y destrezas, y una de las más importantes es la motricidad fina. La motricidad fina es la que permite a los niños realizar pequeños movimientos («finos») con las extremidades (dedos de las manos y de los pies) y otras partes del cuerpo como las manos, la lengua, los labios, las muñecas y los pies. Los niños utilizan la motricidad para realizar pequeños movimientos, como agarrar algo con los dedos o hacer una mueca con los labios.

La motricidad fina se desarrolla gradualmente y puede hacerlo en momentos diferentes según el niño. La mayoría de los médicos empiezan a comprobar la motricidad fina de los niños en la consulta de los dos meses, y las habilidades siguen desarrollándose de forma constante hasta los 3 ó 4 años. Sin embargo, en algunos niños, el desarrollo de la motricidad fina puede retrasarse y requerir algo de trabajo y práctica adicional para alcanzar el nivel de sus compañeros. Los padres que estén preocupados por la motricidad fina de su hijo y quieran ayudarle a progresar en su desarrollo pueden consultar la siguiente información para obtener algunos consejos útiles.

Actividades de motricidad fina de 9 a 12 años

Te levantas, compruebas el teléfono, desayunas, preparas y preparas el almuerzo, te abrochas la camisa o la blusa, te abrochas la cremallera del pantalón, te cepillas los dientes, te peinas, te pones los calcetines, te atas los cordones de los zapatos, giras la llave del coche. Son tantas las cosas que hacemos cada día que requieren de la motricidad fina que es fácil darlas por sentadas y olvidar lo vitales que son.

¿Qué es la psicomotricidad fina? La psicomotricidad fina consiste en utilizar los pequeños músculos de las manos, las muñecas, los dedos de las manos, los pies y los dedos de los pies.  La motricidad fina implica los movimientos de los pequeños músculos que requieren que el cerebro de tu hijo coordine la acción con lo que está viendo. La motricidad fina puede afectar a cosas como sostener un tenedor para comer o utilizar un lápiz para escribir. La motricidad fina empieza a desarrollarse cuando el niño utiliza los músculos más pequeños de las manos, las muñecas, los dedos, los pies y los dedos de los pies. El desarrollo de estos músculos incluye acciones como agarrar, sujetar, presionar o utilizar un agarre de pinza (sujetar algo entre el dedo índice y el pulgar).    Para los niños pequeños de preescolar, jardín de infancia y primeros años de escuela, el desarrollo de la motricidad fina es extremadamente importante. Si quieres mejorar la motricidad de tu hijo cuando llueve, prueba a hacer una de estas 7 cosas con él.

Actividades de motricidad fina para niños de 5-6 años pdf

Esta es una colección de 40 actividades de motricidad fina para niños pequeños que son fáciles de preparar y promueven toda una serie de habilidades. Son creativas, abiertas, apropiadas y variadas, con ideas para practicar la motricidad a través del arte, el juego sensorial y los juegos manipulativos sencillos, ¡y hay tantas para elegir!

Una de las formas más importantes de ayudar a nuestros hijos mientras jugamos con ellos en casa o en la guardería o en el aula es preparando actividades sencillas que ayuden a desarrollar la motricidad fina. Los niños pequeños deben ser capaces de sujetar y utilizar adecuadamente las tijeras y los lápices antes de usarlos en el contexto del aula. No podemos esperar que sean capaces de escribir si aún no han desarrollado la fuerza necesaria en sus manos y dedos.

Hay muchas formas fáciles de fortalecer estos músculos, practicar la coordinación y desarrollar la coordinación mano-ojo utilizando materiales sencillos y cotidianos y un poco de diversión creativa. Aquí tienes 40 que hemos hecho en los últimos años con bebés y niños de 5 años. Hay un millón de variaciones que puedes hacer de cada una de ellas para satisfacer los intereses particulares de tu hijo y sus disposiciones de aprendizaje. Utilízalos como trampolín y fíjalos para futuras referencias.

Ejercicios de motricidad fina para niños de 6 a 8 años
Scroll hacia arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad