Tiempo huevo pasado por agua

Tiempo huevo pasado por agua

Cómo hervir un huevo

Puede que hervir un huevo no sea una ciencia espacial, pero el tiempo es importante porque el truco para que los huevos estén perfectamente cocidos es, en realidad, NO hervirlos en absoluto. He aquí unas sencillas pautas para cocer huevos blandos, medios y duros.

Ponga los huevos en una cacerola y añada suficiente agua fría para cubrirlos unos 2,5 cm. Pon la cacerola a fuego medio-alto y, en cuanto el agua llegue a un hervor enérgico, empieza a cronometrar. A medida que los huevos se vayan cocinando, ajuste el fuego según sea necesario para mantener la cocción a fuego lento. (Aunque hablamos de huevos duros -y utilizamos ese término aquí-, lo cierto es que la cocción de los huevos en agua hirviendo rompe la cáscara y hace que los huevos sean duros y gomosos. Una cocción a fuego lento funciona mucho mejor).

Hervido suave: 2 minutos La clara es sólida, pero la yema aún está líquida. Servir en una huevera para el desayuno. Utiliza el lado de una cuchara pequeña para romper y retirar el extremo puntiagudo del huevo, haciendo un agujero en la cáscara lo suficientemente grande como para que quepa la cuchara. O utiliza unas tijeras para huevos, si las tienes.

Hervido: 8 minutos La yema es completamente sólida, de color amarillo claro y desmenuzable, sin rastro del revelador anillo verde o gris alrededor de la yema que se produce por la sobrecocción. Perfecto para la ensalada de huevos o los huevos rellenos. ¿Necesita más ideas sobre qué hacer con los huevos duros? Vea la presentación Huevos duros, superfácil para obtener ideas de recetas.

Huevo cocido con agua fría

Cuando ponemos cualquier cosa en agua caliente se calienta, huevos incluidos. El agua empieza por calentar la cáscara de los huevos y luego su interior, que consiste en la clara que rodea a la yema. Un huevo pasado por agua debe tener una clara firme y una yema líquida. Aunque tanto la clara como la yema se coagulan (pasan de ser líquidos a geles) en el agua caliente, la clara se coagula a una temperatura ligeramente inferior a la de la yema. Por tanto, para un huevo pasado por agua, debemos calentar el huevo a una temperatura en la que la clara ya se haya espesado pero la yema no. La calculadora supone que obtendremos un huevo pasado por agua perfecto cuando alcance una temperatura de 65C (149F). Entonces, ¿cuánto tiempo se necesita para calentar un huevo a esta temperatura?

En cuanto los huevos están en el agua, la temperatura de la cáscara alcanza rápidamente la del agua hirviendo. A continuación, el calor comienza a extenderse por todo el huevo. Este proceso está controlado por una ecuación de difusión del calor que depende de dos parámetros: la conductividad térmica y la capacidad calorífica. La conductividad térmica especifica la rapidez con la que se propaga el calor, mientras que la capacidad térmica nos indica la cantidad de calor que necesitamos para calentar la sustancia un grado. A partir de la ecuación de difusión del calor, podemos estimar el tiempo t en el que la temperatura entre la clara y la yema alcanza nuestros 65C. Es entonces cuando dejamos de calentar los huevos. Como la clara está todavía a una temperatura notablemente superior (la cáscara tiene una temperatura de 100C/212F), aunque saquemos los huevos del agua, seguirá habiendo algo de calor transferido de la clara a la yema, lo que significa que la yema podría coagularse. Por eso debemos enfriar los huevos inmediatamente después de sacarlos del agua, para detener el proceso de ebullición.

Tiempo de cocción de los huevos blandos

Puede que hervir un huevo no sea una ciencia espacial, pero el tiempo es importante porque el truco para que los huevos estén perfectamente cocidos es, en realidad, NO hervirlos en absoluto. He aquí unas sencillas pautas para cocer huevos blandos, medios y duros.

Ponga los huevos en una cacerola y añada suficiente agua fría para cubrirlos unos 2,5 cm. Pon la cacerola a fuego medio-alto y, en cuanto el agua llegue a un hervor enérgico, empieza a cronometrar. A medida que los huevos se vayan cocinando, ajuste el fuego según sea necesario para mantener la cocción a fuego lento. (Aunque hablamos de huevos duros -y utilizamos ese término aquí-, lo cierto es que la cocción de los huevos en agua hirviendo rompe la cáscara y hace que los huevos sean duros y gomosos. Una cocción a fuego lento funciona mucho mejor).

Hervido suave: 2 minutos La clara es sólida, pero la yema aún está líquida. Servir en una huevera para el desayuno. Utiliza el lado de una cuchara pequeña para romper y retirar el extremo puntiagudo del huevo, haciendo un agujero en la cáscara lo suficientemente grande como para que quepa la cuchara. O utiliza unas tijeras para huevos, si las tienes.

Hervido: 8 minutos La yema es completamente sólida, de color amarillo claro y desmenuzable, sin rastro del revelador anillo verde o gris alrededor de la yema que se produce por la sobrecocción. Perfecto para la ensalada de huevos o los huevos rellenos. ¿Necesita más ideas sobre qué hacer con los huevos duros? Vea la presentación Huevos duros, superfácil para obtener ideas de recetas.

Cuánto tiempo hay que cocer los huevos duros para sándwiches

Cuando ponemos cualquier cosa en agua caliente se calienta, huevos incluidos. El agua empieza por calentar la cáscara de los huevos y luego su interior, que consiste en la clara que rodea a la yema. Un huevo pasado por agua debe tener una clara firme y una yema líquida. Aunque tanto la clara como la yema se coagulan (pasan de ser líquidos a geles) en el agua caliente, la clara se coagula a una temperatura ligeramente inferior a la de la yema. Por tanto, para un huevo pasado por agua, debemos calentar el huevo a una temperatura en la que la clara ya se haya espesado pero la yema no. La calculadora supone que obtendremos un huevo pasado por agua perfecto cuando alcance una temperatura de 65C (149F). Entonces, ¿cuánto tiempo se necesita para calentar un huevo a esta temperatura?

En cuanto los huevos están en el agua, la temperatura de la cáscara alcanza rápidamente la del agua hirviendo. A continuación, el calor comienza a extenderse por todo el huevo. Este proceso está controlado por una ecuación de difusión del calor que depende de dos parámetros: la conductividad térmica y la capacidad calorífica. La conductividad térmica especifica la rapidez con la que se propaga el calor, mientras que la capacidad térmica nos indica la cantidad de calor que necesitamos para calentar la sustancia un grado. A partir de la ecuación de difusión del calor, podemos estimar el tiempo t en el que la temperatura entre la clara y la yema alcanza nuestros 65C. Es entonces cuando dejamos de calentar los huevos. Como la clara está todavía a una temperatura notablemente superior (la cáscara tiene una temperatura de 100C/212F), aunque saquemos los huevos del agua, seguirá habiendo algo de calor transferido de la clara a la yema, lo que significa que la yema podría coagularse. Por eso debemos enfriar los huevos inmediatamente después de sacarlos del agua, para detener el proceso de ebullición.

Tiempo huevo pasado por agua
Scroll hacia arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad