Tarta de fresa y nata

Tarta de fresa y nata

tarta de nata montada de fresa japonesa

Tres capas de un pastel de vainilla muy fácil de hacer, infundido con sabroso zumo de fresa, coronado con montones de fresas frescas glaseadas y con gotas de nata montada estabilizada que no lloran.    Este es un pastel espectacular que es más fácil de hacer de lo que parece.

Así de fácil… no hay que corregir defectos, ni retoques, ni pruebas de horneado seguidas de una serie de pruebas de recetas.    Sólo el sonido de los pájaros cantando, la felicidad revoloteando en el aire y el dulce sabor del triunfo fácil.

Fue algo así: un pastel hecho por capricho, la familia enloquecida, la crítica no fue pronunciada (a pesar de que lo pedí), y llegué a la conclusión difícil de creer, ¡que está listo para el blog!

Al no poder superar el hecho de que era demasiado fácil para ser verdad, intenté por todos los medios encontrar algo que mejorar, pero no pude.    La tarta era perfecta… y tengo la sensación de que estaréis de acuerdo.

La tarta de fresas con crema parece ser uno de esos postres con denominador común en todo el mundo.    Todavía no he encontrado una cultura que no haga una variación u otra de ella.    Yo, por ejemplo, crecí en Egipto con una tarta de fresas glaseadas que siempre ha aparecido en todos los cumpleaños y cenas hasta el día de hoy.    Por supuesto, siempre provenía de una panadería.

->  Espaguetis con chorizo y tomate

bizcocho de fresa y nata

Tres capas de bizcocho de vainilla, fácil de hacer, infundido con sabroso zumo de fresa, coronado con montones de fresas frescas glaseadas y con gotas de nata montada estabilizada que no lloran.    Este es un pastel espectacular que es más fácil de hacer de lo que parece.

Así de fácil… no hay que corregir ningún defecto, ni retocar nada, ni hacer pruebas de horneado una detrás de otra, seguidas de una serie de pruebas de recetas para tirarse de los pelos.    Sólo el sonido de los pájaros cantando, la felicidad revoloteando en el aire y el dulce sabor del triunfo fácil.

Fue algo así: tarta hecha por capricho, familia enloquecida, no hubo crítica (aunque la pedí), y llegué a la conclusión, difícil de creer, de que ¡está lista para el blog!

Al no poder superar el hecho de que era demasiado fácil para ser verdad, intenté por todos los medios encontrar algo que mejorar, pero no pude.    La tarta era perfecta… y tengo la sensación de que estaréis de acuerdo.

La tarta de fresas con crema parece ser uno de esos postres con denominador común en todo el mundo.    Todavía no he encontrado una cultura que no haga una variación u otra de ella.    Yo, por ejemplo, crecí en Egipto con una tarta de fresas glaseadas que siempre ha aparecido en todos los cumpleaños y cenas hasta el día de hoy.    Por supuesto, siempre provenía de una panadería.

->  Cocochas de bacalao al pil pil

receta de tarta de fresas y nata uk

La elaboración de pasteles es una institución de la comida británica e irlandesa. Nada celebra mejor esta tradición que un bizcocho. Uno relleno hasta los topes de fresas de verano y nata recién montada es el verano en un plato y es especialmente popular en torno a Wimbledon.

Este bizcocho de fresas y nata es esencialmente un bizcocho Victoria, pero en lugar de un relleno de mermelada, se utilizan frutas frescas. Es absolutamente delicioso y hacer un bizcocho Victoria no es tan desalentador como la mayoría de la gente piensa. Sólo hay que seguir unos sencillos consejos para hacer un bizcocho, que se describen a continuación, y ver cómo el bizcocho se levanta tan ligero como una pluma.

Ambos tipos de bizcocho están diseñados para ser ligeros, esponjosos y húmedos, aunque las recetas suelen tener un enfoque diferente. En el caso de los bizcochos, se bate aire en los huevos; cuanto más espumosos sean, más subirá el pastel final. Las recetas de bizcochos Victoria, que llevan el nombre de la reina Victoria, no requieren ese paso y se basan en la levadura en polvo (a veces en el bicarbonato). Esto reduce considerablemente el tiempo de preparación.

tarta de crema de fresa coreana

La elaboración de pasteles es una institución de la comida británica e irlandesa. Nada celebra mejor esta tradición que un bizcocho. Uno relleno hasta los topes de fresas de verano y nata recién montada es el verano en un plato y es especialmente popular en torno a Wimbledon.

->  Bizcocho de avena sin azucar

Este bizcocho de fresa y nata es esencialmente un bizcocho Victoria, pero en lugar de un relleno de mermelada, se utilizan frutas frescas. Es absolutamente delicioso y hacer un bizcocho Victoria no es tan desalentador como la mayoría de la gente piensa. Sólo hay que seguir unos sencillos consejos para hacer un bizcocho, que se describen a continuación, y ver cómo el bizcocho se levanta tan ligero como una pluma.

Ambos tipos de bizcocho están diseñados para ser ligeros, esponjosos y húmedos, aunque las recetas suelen tener un enfoque diferente. En el caso de los bizcochos, se bate aire en los huevos; cuanto más espumosos sean, más subirá el pastel final. Las recetas de bizcochos Victoria, que llevan el nombre de la reina Victoria, no requieren ese paso y se basan en la levadura en polvo (a veces en el bicarbonato). Esto reduce considerablemente el tiempo de preparación.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad