Se pueden congelar los boquerones en vinagre

Se pueden congelar los boquerones en vinagre

Boquerones en vinagre tesco

Los boquerones tienen a veces una mala reputación, que no es del todo justa. En España, estos deliciosos y saludables pescaditos se preparan de diversas maneras: curados en sal, en adobo o en escabeche, e incluso rebozados y fritos. Hay una preparación para cada persona y la calidad también varía mucho (para las anchoas curadas en sal se puede encontrar una lata que cuesta alrededor de 1 dólar y otra que cuesta 30 dólares; es mejor apostar que hay una gran diferencia de sabor entre las dos).

Una de nuestras recetas favoritas de anchoas españolas es ésta, que consiste en anchoas frescas marinadas en vinagre, aceite de oliva y ajo picado. En España se llaman boquerones en vinagre y son una tapa tradicional y muy popular en todo el país. En todas las familias hay al menos un cocinero que prepara estos sabrosos boquerones en vinagre, a menudo acompañados de montones de perejil fresco. Es una receta fácil, y lo más difícil es esperar a que el pescado se marine. Como se trata de una receta de pescado crudo, se recomienda encarecidamente congelar los boquerones después de limpiarlos para evitar cualquier posibilidad de enfermedad.

Qué hacer con los boquerones

Boquerones en vinagre es el nombre de un plato español que se traduce literalmente como «boquerones marinados en vinagre». Es sencillo de hacer y muy popular cuando se sirve como tapas, una especie de bocadillo o aperitivo. El plato consiste en marinar boquerones frescos, sin cocinar, en vinagre -a veces durante varios días- y luego servirlos con un aderezo de aceite de oliva, ajo y perejil. Aunque el pescado no se cocina con calor, la acidez del vinagre provoca una especie de cocción química que tensa la textura de la carne y cambia su color para que parezca cocida. Cuando los boquerones en vinagre se comen como tapas, los boquerones pueden consumirse solos, o pueden servirse sobre trozos de pan tostado o galletas.

La forma de limpiar los boquerones en vinagre puede influir mucho en la presentación final. Para un aspecto más rústico, se pueden quitar las cabezas de los boquerones, junto con las vísceras y la espina dorsal, dejando la piel y las colas de cada uno. Se puede conseguir un aspecto más refinado fileteando el pequeño pescado sin cocer, de modo que sólo quede la carne interior. También se pueden eviscerar, quitarles la cabeza y la cola y cortarlos por la mitad para obtener dos mitades.

Boquerones marinados en vinagre

Ricas en umami, con un potente sabor a pescado y con mucho sodio, las anchoas no son para todo el mundo. ¿Para nosotros? Podemos comerlas recién sacadas del tarro con poco más que una rebanada de baguette que sirva de amortiguador del sabor. Pero si eres más bien un consumidor suave y las prefieres disueltas y oscurecidas en la salsa, lo más probable es que sólo uses uno de los dos filetes a la vez. Así pues, si ha utilizado unas cuantas anchoas para añadir profundidad salada a una comida, ¿cómo debe utilizar el resto de su caldo?

Las anchoas envasadas en sal suelen dejarse con las aletas y las espinas intactas, por lo que habrá que filetearlas. Se envasan en tarros con mucha sal, por lo que es conveniente dejarlas en remojo en leche o agua antes de cocinarlas. Una anchoa envasada en sal tiene una textura firme y carnosa.

Las anchoas en aceite han sido previamente fileteadas, por lo que pueden comerse tal cual. Se curan en sal durante seis a nueve meses, antes de sumergirlas en aceite. Si se puede, merece la pena gastar dinero en anchoas curadas en aceite de oliva de calidad, ya que la calidad varía mucho según el precio; una marca mediterránea o marroquí es una apuesta segura.

Recetas de tapas con anchoas

Ricas en umami, con un potente sabor a pescado y con mucho sodio, las anchoas no son para todo el mundo. ¿Para nosotros? Podemos comerlas recién sacadas del tarro con poco más que una rebanada de baguette que sirva de amortiguador del sabor. Pero si eres más bien un consumidor suave y las prefieres disueltas y oscurecidas en la salsa, lo más probable es que sólo uses uno de los dos filetes a la vez. Así pues, si ha utilizado unas cuantas anchoas para añadir profundidad salada a una comida, ¿cómo debe utilizar el resto de su caldo?

Las anchoas envasadas en sal suelen dejarse con las aletas y las espinas intactas, por lo que habrá que filetearlas. Se envasan en tarros con mucha sal, por lo que es conveniente dejarlas en remojo en leche o agua antes de cocinarlas. Una anchoa envasada en sal tiene una textura firme y carnosa.

Las anchoas en aceite han sido previamente fileteadas, por lo que pueden comerse tal cual. Se curan en sal durante seis a nueve meses, antes de sumergirlas en aceite. Si se puede, merece la pena gastar dinero en anchoas curadas en aceite de oliva de calidad, ya que la calidad varía mucho según el precio; una marca mediterránea o marroquí es una apuesta segura.

Se pueden congelar los boquerones en vinagre
Scroll hacia arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad