Pasta con espinacas y nata

Pasta con espinacas y nata

pasta con espinacas f

Esta pasta hace un guiño a la guarnición favorita de los asadores, y se prepara en un abrir y cerrar de ojos, lo que la convierte en una buena comida entre semana. Una libra entera de espinacas frescas se cuece en mantequilla con ajo antes de añadir la nata, y luego se cuece a fuego lento hasta que se espese. La pasta cocida se añade directamente a la salsa, y luego se mezcla con queso ricotta para que sea aún más rica. Lo mejor son los fetuccini o los tallarines, pero la salsa cremosa se adhiere a cualquier fideo largo. Se puede cubrir con piñones, nueces o avellanas para que sea más crujiente, o dejar de lado los frutos secos. Sírvelo como acompañamiento de un filete, pollo o pescado a la parrilla, o sírvelo solo, acompañado simplemente de una copa de burbujas.

pasta cremosa con espinacas sabrosa

Los platos de pasta fáciles son una de las alternativas más nutritivas y sencillas para las ajetreadas noches de la semana, cuando lo único que necesitas es una cena saludable para la familia en el menor tiempo posible, e idealmente con el mínimo esfuerzo. Nuestra pasta cremosa con espinacas cumple todos los requisitos. El tiempo de trabajo activo es muy corto, es perfectamente delicioso y llenador, y hay muy poca limpieza que hacer después. Y lo que es más importante, es un poco indulgente, con un chorrito de nata y un poco de queso parmesano, pero también está repleta de espinacas. Acompáñalo con una sencilla ensalada para obtener una comida rápida y suculenta, que además da lugar a estupendas sobras y se congela estupendamente.

->  Recetas de carrilleras de ternera

Se puede utilizar pasta normal o integral, con la forma que se desee, aunque se recomienda la pasta corta. Prepárala justo antes de la hora de la cena, o hazla con antelación y hornéala una vez que sea la hora de comer. Esta receta también es una gran plantilla para añadir otras verduras de su gusto, como brócoli, coliflor, guisantes o tomates cherry frescos. Añade champiñones, alcachofas o calabacines a la parrilla para complementar la pasta y servir como una comida vegetariana decadente. Para los amantes de la carne, añada filetes de pollo a la parrilla, filetes de salmón o deliciosos trozos de bacon. Deliciosa tal cual, la pasta también puede convertirse en una versión sin lácteos y sin gluten para adaptarse a otras necesidades dietéticas.

pasta al huevo con espinacas

Los platos de pasta fáciles son una de las alternativas más nutritivas y sencillas para las ocupadas noches de la semana, cuando lo único que necesitas es una cena saludable para la familia en el menor tiempo posible, e idealmente con el mínimo esfuerzo. Nuestra pasta cremosa con espinacas cumple todos los requisitos. El tiempo de trabajo activo es muy corto, es perfectamente delicioso y llenador, y hay muy poca limpieza que hacer después. Y lo que es más importante, es un poco indulgente, con un chorrito de nata y un poco de queso parmesano, pero también está repleta de espinacas. Acompáñalo con una sencilla ensalada para obtener una comida rápida y suculenta, que además da lugar a estupendas sobras y se congela estupendamente.

->  Recetas con aguacate y salmón

Se puede utilizar pasta normal o integral, con la forma que se desee, aunque se recomienda la pasta corta. Prepárala justo antes de la hora de la cena, o hazla con antelación y hornéala una vez que sea la hora de comer. Esta receta también es una gran plantilla para añadir otras verduras de su gusto, como brócoli, coliflor, guisantes o tomates cherry frescos. Añade champiñones, alcachofas o calabacines a la parrilla para complementar la pasta y servir como una comida vegetariana decadente. Para los amantes de la carne, añada filetes de pollo a la parrilla, filetes de salmón o deliciosos trozos de bacon. Deliciosa tal cual, la pasta también puede convertirse en una versión sin lácteos y sin gluten para adaptarse a otras necesidades dietéticas.

pasta cremosa con espinacas jamie oliver

Esta pasta es un guiño a la guarnición favorita de los asadores, y se prepara en un abrir y cerrar de ojos, lo que la convierte en una buena comida entre semana. Una libra entera de espinacas frescas se cuece en mantequilla con ajo antes de añadir la nata, y luego se cuece a fuego lento hasta que se espese. La pasta cocida se añade directamente a la salsa, y luego se mezcla con queso ricotta para que sea aún más rica. Lo mejor son los fetuccini o los tallarines, pero la salsa cremosa se adhiere a cualquier fideo largo. Se puede cubrir con piñones, nueces o avellanas para que sea más crujiente, o dejar de lado los frutos secos. Sírvelo como acompañamiento de un filete, pollo o pescado a la parrilla, o sírvelo solo, acompañado simplemente de una copa de burbujas.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad