Asado al horno con patatas

Asado al horno con patatas

crujientes patatas asadas al horno

Estamos convencidos de dos cosas. En primer lugar, esta es la mejor receta de patatas asadas que existe y, en segundo lugar, deberías hacer una tanda esta noche. Aquí tienes algunos consejos para asegurarte de que tu tanda salga perfecta.

Las patatas se caracterizan por ser cerosas o con almidón. Para las patatas al horno, las patatas Russet con almidón son las mejores. Para la ensalada de patatas, las patatas cerosas de piel fina, como las Red Bliss o las Fingerling, son una buena opción.

Para las patatas asadas al horno, lo mejor es algo que esté en el centro, y eso significa Yukon Gold. La piel fina ayuda a que las patatas se calienten rápida y uniformemente (por no mencionar que quedan maravillosamente crujientes en el horno), y los centros se mantienen cremosos y tiernos, nunca blandos.

Sugerimos el perejil, el romero y el tomillo como una forma clásica y sencilla de condimentar las patatas, pero realmente, cualquier hierba o especia es bienvenida aquí. Pruebe el pimentón ahumado y la cúrcuma para unas patatas picantes y herbáceas o el za’atar y el comino para unas patatas florales y ahumadas.

Sorprendentemente, nos preguntan mucho esta cuestión y no sólo para las patatas, sino para todas las verduras. Nuestro lema: Cuanto más alta sea la temperatura, mejor. Asa tus patatas a 425º para conseguir ese bonito dorado y crujiente por fuera y la cremosidad por dentro. Nos gusta asegurarnos de que el lado cortado esté hacia abajo en la sartén y no las revolvemos mientras se hornean. Esperamos hasta el final, los últimos 10 o 15 minutos, para darles la vuelta y removerlas.

patatas asadas al horno fácilmente

Estas patatas asadas maximizan el contraste entre lo crujiente y lo cremoso de cada trozo de patata. Hemos probado y vuelto a probar todas las variables, desde el tamaño del corte hasta el tipo de patata y los métodos de cocción y asado. El resultado es esta receta, que creemos firmemente y sin humildad que proporcionará las mejores patatas asadas que jamás haya probado: increíblemente crujientes por fuera, con centros cremosos y llenos de sabor a patata. Te retamos a que las hagas y no te gusten. Le retamos dos veces.

Las patatas Russet producirán costras más crujientes y centros más esponjosos. Las Yukon Gold serán ligeramente menos crujientes y tendrán centros más cremosos, con un color más oscuro y un sabor más profundo. También puede utilizar una mezcla de las dos.

Las patatas deben cortarse en trozos muy grandes, de al menos 5 a 6 cm. En el caso de las Yukon Gold de tamaño medio, esto significa cortarlas por la mitad en sentido transversal y luego volver a dividir cada mitad para obtener cuartos. Para Yukon Golds o russets más grandes, puede cortar las patatas en sextos u octavos gruesos.

Estudie activamente las características del aparato para identificarlo. Utilice datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.

patatas cortadas en el horno

Estamos convencidos de dos cosas. En primer lugar, esta es la mejor receta de patatas asadas que existe y, en segundo lugar, deberías hacer una tanda esta noche. Aquí tienes algunos consejos para asegurarte de que tu tanda salga perfecta.

Las patatas se caracterizan por ser cerosas o con almidón. Para las patatas al horno, las patatas Russet con almidón son las mejores. Para la ensalada de patatas, las patatas cerosas de piel fina, como las Red Bliss o las Fingerling, son una buena opción.

Para las patatas asadas al horno, lo mejor es algo que esté en el centro, y eso significa Yukon Gold. La piel fina ayuda a que las patatas se calienten rápida y uniformemente (por no mencionar que quedan maravillosamente crujientes en el horno), y los centros se mantienen cremosos y tiernos, nunca blandos.

Sugerimos el perejil, el romero y el tomillo como una forma clásica y sencilla de condimentar las patatas, pero realmente, cualquier hierba o especia es bienvenida aquí. Pruebe el pimentón ahumado y la cúrcuma para unas patatas picantes y herbáceas o el za’atar y el comino para unas patatas florales y ahumadas.

Sorprendentemente, nos preguntan mucho esta cuestión y no sólo para las patatas, sino para todas las verduras. Nuestro lema: Cuanto más alta sea la temperatura, mejor. Asa tus patatas a 425º para conseguir ese bonito dorado y crujiente por fuera y la cremosidad por dentro. Nos gusta asegurarnos de que el lado cortado esté hacia abajo en la sartén y no las revolvemos mientras se hornean. Esperamos hasta el final, los últimos 10 o 15 minutos, para darles la vuelta y removerlas.

lombarda al horno

Hoy, voy a defender las patatas asadas. Con el Día de Acción de Gracias a la vuelta de la esquina, parece que el puré de patatas y las patatas gratinadas están de moda. Claro que estas recetas clásicas de patatas son sabrosas, pero las patatas asadas al horno ofrecen algo totalmente diferente e igualmente delicioso. Si estás buscando un plato de acompañamiento de última hora que les guste a tus invitados, esta receta es la tuya. A continuación le explicamos por qué:

Cómo asar patatasEl primer paso para hacer unas buenas patatas asadas al horno es elegir la variedad de patata adecuada. Evita las patatas grandes, ya que su textura es demasiado seca y calcárea para esta receta de patatas asadas. Me gusta usar una mezcla de patatas rojas y pequeñas Yukon gold, pero las patatas alemanas butterball o fingerling también estarían bien.

A continuación, corte las patatas en trozos de tamaño similar.  Este paso es crucial para garantizar una cocción uniforme. Si sus patatas varían mucho en tamaño, no podrá cortarlas todas de la misma manera. Por ejemplo, puede cortar las patatas más pequeñas por la mitad y las más grandes por la mitad. El objetivo es que los trozos sean de una pulgada en todos los casos.

Asado al horno con patatas
Scroll hacia arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad