Fichas periodo de adaptacion 3 años

Fichas periodo de adaptacion 3 años

La transición del niño a la nueva aula

Cuando tu hijo empieza la escuela infantil, es normal que ambos estéis emocionados. También es normal que cada uno de ustedes experimente síntomas de ansiedad por separación, tal vez al mismo tiempo que siente esa emoción. Esto se debe a que, cuando llega el momento de que su hijo comience la educación preescolar, puede ser un gran cambio. Pero, afortunadamente, hay muchas cosas que puedes hacer para ayudarle a adaptarse.

Puede ser algo tan sencillo como leerle a tu hijo, según un experto citado por el Hospital Infantil de Akron, y ayudarle a reconocer las letras y los números, así como los colores. ¿Cómo? He aquí varias ideas:

Ya sea organizando deliberadamente citas para jugar o permitiendo que su hijo juegue con otros niños de su vecindario, esto ayuda a preparar a su hijo para la experiencia social del preescolar. Enseñe a su hijo a compartir los juguetes y fomente la equidad y la cooperación.

Este consejo procede de un artículo de la PBS, en el que se explica que los rituales y las rutinas pueden variar de una familia a otra, pero que cada uno de ellos debe tener como objetivo facilitar una transición fluida al preescolar. La comodidad de estos rituales puede ayudar a aliviar la ansiedad de la separación, y dan a su hijo algo que esperar cada día. Las rutinas de transición pueden incluir:

Acomodar a un niño en la guardería

Un niño de 3 años que va a la escuela por primera vez, se enfrenta a un grupo de extraños en un lugar desconocido, y esto puede causar a los niños mucho estrés y ansiedad si sus padres los dejan allí solos. Por ello, proponemos un periodo de adaptación real: se permite que las figuras de apego del niño estén presentes en las aulas el tiempo que sea necesario. Así, los niños acompañados por su madre, padre, abuela o cualquier adulto que tengan como referencia se irán vinculando al nuevo lugar y a sus compañeros, sintiéndose seguros y sin ansiedad. Una transición pacífica que convierte el nuevo espacio en un lugar donde se sienten valorados y se satisfacen sus necesidades emocionales y cognitivas, un lugar en el que les gusta estar y en el que poco a poco ya no necesitarán la presencia de sus figuras de apego.

Somos plenamente conscientes de que el control de esfínteres es un proceso que no se puede aprender y, por lo tanto, no se debe forzar, ya que es un logro que debe llegar de forma natural a partir de un proceso de mera maduración neuromuscular. El control de esfínteres es un asunto crucial para el desarrollo de los niños y debe ser abordado siempre desde el respeto a la autorregulación del niño, ya que, de lo contrario, podría causar muchos problemas relacionados con cuestiones físicas y psicológicas. Por ello, en nuestra escuela los pañales son bienvenidos y siempre hay una persona que se encarga de cambiar los pañales de los niños cuando lo necesitan.

Estrategias de transición al preescolar

Sophie, de seis meses, se acurruca en el cuello de su padre y observa tímidamente a sus padres hablar con su nueva maestra, Tanya. Tanya les pregunta cómo duerme y se alimenta Sophie, y qué le gusta y qué no le gusta. Tanya ya ha visitado a la familia en casa y los padres han compartido algunas de sus esperanzas para el futuro de su bebé. Este intercambio de información constituye la base de la transición de Sophie a la guardería, ya que establece conexiones entre sus experiencias en casa y en la guardería.

Es difícil estar lejos de los seres queridos, sobre todo si no se sabe con certeza cuándo y si van a volver. Los niños muy pequeños no saben que la separación es temporal y suelen tener sentimientos muy fuertes, o «ansiedad de separación». Estos sentimientos de tristeza, enfado o miedo durante las separaciones son el resultado de que el niño se siente muy querido por un conjunto concreto de personas: sus padres u otros miembros de la familia. Es importante reconocer estos sentimientos de forma directa y comprensiva. «Echas de menos a mamá». «Estás deseando que vuelva papá». Esto ayuda al niño a empezar a gestionar sus sentimientos.

Ayudar al niño a adaptarse al preescolar

Para los niños de tres años, el comienzo del curso escolar es algo diferente al del resto, especialmente para los que no han ido a la guardería. Pronto tendrán que enfrentarse a cambios importantes en su día a día y necesitarán un tiempo para sentirse totalmente cómodos en su nuevo entorno.

Los niños que comienzan el segundo ciclo de Educación Infantil son todavía muy pequeños. Estos niños pasan de estar en un entorno familiar donde se sienten seguros, a pasar muchas horas al día con personas desconocidas. Es lógico que necesiten una adaptación gradual. Este tiempo en el que se asumen y normalizan estos cambios se conoce como periodo de adaptación.

Algunos colegios comienzan el P3 con un horario reducido que va aumentando progresivamente. El primer día una hora, el segundo dos y así sucesivamente. De este modo, el niño se va adaptando poco a poco a las diferentes aulas y se va familiarizando con sus profesores y compañeros.

No todos los niños reaccionan igual durante este periodo de adaptación. Algunos están contentos o agitados, otros lloran, otros muestran una actitud de rechazo o de apego. También hay niños que están tranquilos al principio pero reaccionan negativamente cuando se dan cuenta de la situación. Y los hay que lloran por empatía cuando otros lloran.

Fichas periodo de adaptacion 3 años
Scroll hacia arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad