Publicidad

Nueva normativa Sicav

La presentación de los Presupuestos Generales del Estado 2011 sirvió como marco de pruebas de la nueva normativa para Sicav que pretende instaurar el gobierno y que daría al traste con el gran beneficio fiscal de estas sociedades. En concreto, lo que se plantea es terminar con la posibilidad de sacar el capital de la sociedad sin tener prácticamente que tributar.

En la actualidad las Sicav sólo deben pagar el 1% de los beneficios que obtengan en concepto de Impuesto de Sociedades frente al 30% habitual siempre que el dinero permanezca en la sociedad. Es decir, si la Sicav obtiene por sus inversiones 10 millones de euros, sólo tendrá que pagar el 1% mientras el capital no salga de la Sicav. En caso de que un inversor que forme parte de la Sicav -estas deben contar por lo menos con 100 inversores- quiera sacar su dinero deberá pagar el 19%-21% en el IRPF como por cualquier ganancia de capital.

Sin embargo, existe una excepción a esta norma general. Y es que si en lugar de retirar el dinero, lo que se hace es una reducción de capital, esta no tributa. Así, se puede alegar que se trata de una reducción de capital y no de una recogida de beneficios para evitar al fisco -existe un límite fijado en el capital inicial-. Los cambios normativos del Gobierno atacan precisamente este tipo de actuaciones.

Todavía deben aprobarse los cambios, pero desde la mayoría de medios de comunicación ya se habla de una fuga de capital de las Sicav antes de que la nueva normativa ente en vigor (desde Cotizalia hablan de que las Sicav podrían estar en vías de extinciónpostura que comparte Libertad Digital, mientras que en El País comentan los temores a una fuga de capital y en Expansión ofrecen cifras: El 30% de las Sicav tiene tres meses para esquivar la nueva fiscalidad).

Al final, parece claro que los cambios fiscales afectarán negativamente a las Sicav, pero tampoco es cuestión de ser alarmistas y hablar prematuramente de la muerte de estas sociedades. Lo que sí asistiremos será a importantes ajustes. Las Sicav todavía mantienen su atractivo como fórmula de inversión directa, ya que permiten diferir el pago de impuestos hasta el momento de recoger beneficios, mientras, gracias al poder de interés compuesto, el dinero crecerá de forma más rápida.

Publicidad

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>