Publicidad

Las Sicav

Las Sicav son sociedades con personalidad jurídica propia o sin ella, en función del tipo exacto de inversiones que materialice y la forma jurídica que escoja para canalizar sus inversiones. Las Sicav están reguladas por la ley 35/2003 de Instituciones de Inversión Colectiva.

Según la normativa vigente, las Sicav tienen por objeto la captación de fondos, bienes o derechos del público para gestionarlos e invertirlos en bienes, derechos, valores u otros instrumentos, financieros o no, siempre que el rendimiento del inversor se establezca en función de los resultados colectivos. Las Sicav son un medio de inversión en activos financieros, regulados por la propia ley y que tienen una personalidad jurídica propia, apoyada en la sociedad anónima en la que se ha creado.

Esta norma que regula las Sicav tiene su origen en diversas transposiciones de directivas europeas. Esto implica que la existencia de las Sicav viene marcada por Bruselas y tenemos dos opciones: o las aceptamos o nos vamos de Europa. La primera disposición europea respecto de las Sicav data del año 1985, en la directiva 85/611/CEE, momento en el que se introdujeron las Sicav dentro del marco legal español y se mantienen en la actualidad dentro de un contexto armonizado con el resto de la UE.

La gestión y clasificación de las Sicav:

La gestión de las Sicav puede estar encomendada a una sociedad gestora de instituciones de inversión colectiva. Estas sociedades operan como sociedades anónimas, ostentando la representación, dirección y todas las labores propias necesarias que se requieran para llevar a cabo el objeto social para el que están constituidas. Esta figura gestora, es obligatoria en el caso de fondos de inversión.

La clasificación de las Sicav se realiza en función de los activos a los que se destinen las inversiones, siempre dirigidos por el objeto social. Dentro las clasificaciones de las Sicav hay varios grupos: las Sicav de carácter financiero, denominadas Fondos de inversión. En las Sicav de este tipo no existe personalidad jurídica propia y se encomienda su gestión a una entidad gestora que no puede participar en las inversiones que realice el fondo. Otras son las Sicav de carácter financiero que adoptan forma societaria, las Sicav de carácter no financiero con inversiones inmobiliarias, y las Sicav de carácter no financiero que son reguladas mediante reglamentos, en función del objeto social concreto.

Publicidad

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>