Publicidad

Historia de Las Sicav

La primera legislación sobre este vehículo de inversión se remonta a 1964, cuando se regularon las Sociedades de Inversión de Capital Variable y los Fondos de Inversión Mobiliaria, aunque las primeras sociedades de inversión de capital fijo se remontan a una década antes.

“Las Sicav son instrumentos de Inversión Colectiva, similares, a nivel mundial, en regulación y fiscalidad a los fondos de inversión, solamente que tienen fórmula societaria, y están fundamentalmente extendidas en Europa”. Las mismas, fueron creadas en 1983 por el Gobierno de Felipe González para que los ricos mantuvieran su dinero en España y no hubiera fugas de capitales, aunque la normativa que las consagró data de la época de Aznar.

Durante casi una década, han resultado un buen instrumento para que las grandes fortunas tributen lo mínimo: el 1% en el Impuesto sobre Sociedades, frente al 30% que pagan las empresas. Pero en 2011 se cayóel mito y el glamour se esfumó.

Una modificación de la fiscalidad de las SICAV implicaría una deslocalización hacia Sicav de la Unión Europea (Irlanda y Luxemburgo), en los que, como en el resto de los países de la Unión Europea, el tipo del impuesto sobre sociedades aplicable a estos instrumentos es 0%.

Para evitar la doble imposición entre el impuesto de sociedades y el de la renta (IRPF), la solución en todos los países del mundo ha sido declarar exentas a las Sicav y a los fondos de inversión y trasladar la tributación a sus accionistas o partícipe.

Las Sicav tributan desde 1990 al tipo del 1%, tributando el accionista o partícipe al tipo que le corresponda en su declaración de IRPF o Sociedades. A ello se suma el impuesto correspondiente a las plusvalías obtenidas. Algo parecido a los fondos de inversión, aunque estos tributan un 0% pero a cambio gestionan patrimonios de inversores ajenos.

Las Sociedades de Inversión Mobiliaria de Capital variable (Sicav) acumularon 23.304 millones de euros al cierre de 2011, apenas 338 millones menos que el año anterior.

La Sicav de la empresaria Alicia Koplowitz, Morinvest, se erigió como la de mayor patrimonio gestionado a cierre de 2011, con 444 millones de euros,

Con 339 millones, le siguió la Sicav de la familia Del Pino, a través de Joaquín del Pino. Soandres de Activos (327 millones), de Rosalía Mera, Torrenova de Inversiones (286 millones), de March Gestión, y Cartera Inmobiliaria (248 millones), de Santander Asset Management, completaron la clasificación de las cincos sociedades con mayores patrimonios en 2011.

En total, el número de sociedades bajó un 3,86%, hasta las 3.064 sociedades, mientras que el número de acciones cayó en 2.038: para constituir una Sicav se necesitan 100 firmas, aunque su gestión efectiva y su patrimonio lo aporte uno sólo.

Por gestoras, BBVA Patrimonios continúa en primera posición, con una cuota de 11,28%, en tanto que las captaciones patrimoniales netas las lidera Bansabadell Inversion, con 180 millones de euros. Santander Investment, por su parte, encabeza las sociedades por depositarias, al representar el 13,56%.

Pese a los números rojos, los ricos siguen acumulando 2.345 millones en sus sicav, creadas como sociedades para que paguen a Hacienda el mínimo posible y no como el resto de los contribuyentes.

Ni siquiera la práctica masiva en 2011 de lucrarse con los títulos de deuda de los países comprándoselos por tan sólo unos días a los bancos a cambio de una rentabilidad (la inversión en repos o adquisición temporal de activos, en jerga financiera) les ha servido a los grandes patrimonios para cerrar con ganancias.

http://youtu.be/1-6zowH00Cg

Publicidad

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>